NEGRAS Y NEGROS EN HOLLYWOOD…

Compartir en Redes Sociales:

NEGRAS Y NEGROS EN HOLLYWOOD…

Por Pepe Gutierrez Álvarez

Que nadie olvide que una película tan trascendental en la historia del cine como El nacimiento de una nación, fue causante de una suma de horrores racistas incalculables, no fue por casualidad que su autor literario fuese más tarde un nazi reconocido. Este título fue igualmente, el antecedente de la película más famosa de todos los tiempos, Lo que el viento se llevó (1939).

La misma que hacía llorar cada vez que la veía al neurótico protagonista de Manhattan, un tal Woody Allen, y que hemos visto tantas veces, la última en una plataforma con un prólogo eurito que nos sitúa ante el peso del racismo antaño. Pues bien, esta superproducción de David O´Selnik, contaba con algunas escenas que recordaban más tibiamente el racismo de su precedente. Hay un momento en el que el ilustre personaje interpretado por Leslie Howard, el gran amor de Escarlata O´Hara, regresa con un herido, y Red Buttler lo salva con la ayuda de una “profesional”.

Pues, bien en el original literario, se habla de una “razzia” contra los negros, un menester a lo que estos “caballeros del Sur” se sentían llamados por la nostalgia como John Carradine en La diligencia.

Sin embargo, los tiempos habían cambiado, y la academia tuvo a bien otorgarle el Oscar a la Mejor Actriz Secundaria a la oronda e inmensa actriz Hattie MacDaniels, a la que se le dejó entrar en la ceremonia de los Oscar por la puerta de servicio a pesar de las protestas de Clark Gable, al que la propia actriz tuvo que calmar. Ésta bordó uno de esos papeles típicos de “mamma” negra que el cine ofrecía normalmente a los norteamericanos de origen esclavista.

Un papel que años más tarde bordaría, Juanita Moore, sublime e inmortal en la Imitación a la vida (1959), versión Douglas Sirk, con un significado rotundo.

Es evidente que hay que tener esto muy en cuenta para comprender el significado del estrellato de Sidney Portier (1924-2021), hijo de campesinos negros de una pequeña isla de las Bahamas, donde fue educado…Ejerce diversos oficios menores y sirve en el Ejército antes de unirse al American Negro Theatre, desde donde se hace conocido hasta conseguir debutar en 1946 en Broadway en una versión de Lysistrata (según Aristófanes) completamente interpretada por negros.

Luego se hizo un lugar como un negro bueno y limpio al tiempo que contribuía a un inicio de igualdad en películas como Fugitivos

Otro como el enorme Paul Robenson acabó exiliado por su militancia comunista y haciendo películas neocolonialistas como Bosambo en Gran Bretaña; Canada Lee, el negro de Náufragos, de Alfred Hitchcok, desapareció después de ser incluido en las “listas negras” de Joe MacCarthy; en cuanto a Harry Belafonte, quizás más conocido como cantante, pasó a segundo rango después de un espectacular despegue, en parte porque tampoco era un gran actor, y en parte también por su militancia radical, militancia que queda expresada en una película a revisar, Una isla al sol (1957), de Robert Rossen, pero sobre todo en un documental rodado en Cuba y en el que cuenta parte de su vida. Por cierto, Harry y Sidney se juntaron en 1970 para formar una productora orientada hacia la promoción de los actores y directores “de color” que han ido ganando batallas en una lucha que solamente podrá acabar en otros EEUU, más social y más democrático.
Un combate que también en nuestro porque el racismo está aquí.

Artículo escrito y cedido por Pepe Gutierrez Álvarez

No dejes de visitar nuestra página y suscribirte para estar al día sobre los actores, actrices y películas que marcaron una época ? https://leyendasdelcine.com

Déjanos tú opinión sobre este artículo en los comentarios , más abajo ?? Gracias.

Compartir en Redes Sociales:
Leyendas del Cine
Leyendas del Cine

Todo sobre el cine clásico!!

Artículos: 229

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *