HASTA QUE LLEGÓ SU HORA (1968)

Compartir en Redes Sociales:

Ennio Morricone – Hasta que llegó su hora

HASTA QUE LLEGÓ SU HORA (Link Película)

Cedido por Santos Tellez Betancourt

LINK PARA VER ?ESPAÑOL ?FHD 1080p
https://ok.ru/video/6823514016500

Brett McBain, un granjero viudo de origen irlandés, vive con sus hijos en una zona pobre y desértica del Oeste americano. Ha preparado una fiesta de bienvenida para Jill, su futura esposa, que viene desde Nueva Orleáns. Pero cuando Jill llega se encuentra con que una banda de pistoleros los ha asesinado a todos. (FILMAFFINITY).

Premios

1968: Premios David di Donatello: Mejor producción
1968: Sindicato Italiano de Periodistas de Cine: Nominada a Actor Sec. (Ferzetti)
1970: Laurel Awards: 3º lugar en Mejor Actor de Reparto (Charles Bronson)

Título original: C’era una volta il West (Once Upon a Time in the West)
Año: 1968
Duración: 165 min.
País: ?? Italia
Dirección: Sergio Leone
Guion: Sergio Leone, Sergio Donati, Dario Argento, Bernardo Bertolucci

Reparto:
Claudia Cardinale como Jill McBain
Henry Fonda como Frank
Jason Robards como Manuel «Cheyenne» Gutiérrez
Charles Bronson como «Harmonica
Gabriele Ferzetti como el Sr. Morton
Paolo Stoppa como Sam, el cochero
Marco Zuanelli como Wobbles
Keenan Wynn como el Sheriff de Flagstone
Frank Wolff como Brett McBain
Lionel Stander como el camarero
Woody Strode como Stony, primer pistolero
Jack Elam como Snaky, segundo pistolero
Al Mulock como Knuckles, tercer pistolero
Enzo Santaniello como Timmy McBain
Simonetta Santaniello como Maureen McBain
Stefano Imparato como Patrick McBain
Benito Stefanelli como Teniente de Frank
Aldo Sambrell como Teniente de Cheyenne

Producción

Orígenes
Después de su epopeya sobre la guerra civil americana El bueno, el feo y el malo, Leone tenía la intención de no hacer más westerns, creyendo que ya había dicho todo lo que quería decir. Había dado con la novela The Hoods (Los encapuchados) del seudónimo «Harry Grey», un libro de ficción basado en las propias experiencias del autor como encapuchado judío durante la Ley Seca, y planeaba adaptarla al cine (17 años más tarde, se convertiría en su última película, Érase una vez en América). Sin embargo, los estudios de Hollywood sólo ofrecían a Leone películas del Oeste. United Artists (que había producido la trilogía Dólares) le ofreció hacer una película protagonizada por Charlton Heston, Kirk Douglas y Rock Hudson, pero Leone la rechazó. Cuando Paramount le ofreció un presupuesto generoso y el acceso a Henry Fonda -su actor favorito y con el que había querido trabajar prácticamente toda su carrera-, Leone aceptó la oferta.

A finales de 1966, Leone encargó a Bernardo Bertolucci y Dario Argento que le ayudaran a diseñar un tratamiento cinematográfico. Los hombres pasaron gran parte del año siguiente viendo y discutiendo numerosos westerns clásicos, como High Noon, El caballo de hierro, Los comancheros y The Searchers en casa de Leone, y construyeron una historia formada casi en su totalidad por referencias a los westerns americanos.
A partir de El bueno, el feo y el malo, que originalmente duraba tres horas, las películas de Leone solían recortarse (a menudo considerablemente) para su estreno en taquilla. Leone era muy consciente de la duración de Érase una vez en el Oeste durante el rodaje y encargó a Sergio Donati, que había trabajado en otras películas de Leone, que le ayudara a perfeccionar el guión, sobre todo para reducir la duración de la película hacia el final de la producción.

Estilo y ritmo

En Érase una vez en el Oeste, Leone cambió su enfoque respecto a sus anteriores westerns. Mientras que las películas de «Dólares» eran extravagantes y animadas, una parodia festiva y a la vez irónica de los iconos del Salvaje Oeste, esta película tiene un ritmo mucho más lento y un tema más sombrío. El estilo distintivo de Leone, muy diferente pero muy influido por Sanshiro Sugata (1943) de Akira Kurosawa, sigue presente, pero ha sido modificado para el comienzo de la segunda trilogía de Leone, la llamada trilogía Érase una vez. Los personajes de esta película también empiezan a cambiar notablemente con respecto a sus predecesores de la trilogía Dólares. No están tan definidos y, algo inusual en los personajes de Leone hasta ese momento, empiezan a cambiar (o al menos lo intentan) a lo largo de la historia. Esto marca el inicio de la segunda fase del estilo de Leone, que siguió desarrollándose en ¡Agáchate, mamón! y Érase una vez en América.

La película presenta escenas largas y lentas con muy poco diálogo y pocos acontecimientos, interrumpidas por una violencia breve y repentina. Leone estaba mucho más interesado en los rituales que preceden a la violencia que en la violencia en sí. El tono de la película es coherente con el árido semidesierto en el que se desarrolla la historia, y la impregna de una sensación de realismo que contrasta con los tiroteos elaboradamente coreografiados.

A Leone le gustaba contar la historia de un cine de París donde la película se proyectó ininterrumpidamente durante dos años. Cuando visitó este cine, se vio rodeado de admiradores que querían su autógrafo, así como del proyeccionista, que se mostró poco entusiasta. Leone afirma que el proyeccionista le dijo: «¡Te mato! La misma película una y otra vez durante dos años. Y es tan LENTA«.

Localizaciones

Los interiores de la película se rodaron en los estudios Cinecittà de Roma. La secuencia inicial con los tres pistoleros al encuentro del tren fue una de las secuencias rodadas en España. El rodaje de las escenas en la estación de Cattle Corner, como se llamaba el lugar en la historia, se programó para cuatro días y se rodó en la estación de tren «fantasma» del municipio de La Calahorra, cerca de Guadix, en la provincia de Granada, España, al igual que las escenas de Flagstone. El rodaje de las escenas en medio del ferrocarril se realizó a lo largo de la línea férrea Guadix-Hernán-Valle. Las escenas en el rancho Sweetwater se rodaron en el desierto de Tabernas, España; el rancho sigue situado en lo que ahora se llama Western Leone. El arco de ladrillo, donde el personaje de Bronson rememora su juventud y el incidente original del linchamiento, se construyó cerca de un pequeño aeropuerto a 15 millas al norte de Monument Valley, en Utah, y a dos millas de la ruta 163 de EE.UU. (que une Gouldings Lodge y Mexican Hat). El propio Monument Valley se utiliza ampliamente para la ruta que Jill recorre hacia su nueva familia en Sweetwater.

Casting

Henry Fonda no aceptó la primera oferta de Leone para interpretar a Frank, así que Leone voló a Nueva York para convencerle, diciéndole: «Imagínate esto: la cámara muestra a un pistolero de cintura para abajo sacando su pistola y disparando a un niño que corre. La cámara se inclina hacia la cara del pistolero y… es Henry Fonda«. Tras reunirse con Leone, Fonda llamó a su amigo Eli Wallach, que había coprotagonizado El bueno, el malo y el feo. Wallach aconsejó a Fonda que hiciera la película, diciéndole: «Te lo pasarás como nunca«.

Cuando aceptó el papel, Fonda llegó al rodaje con lentillas marrones y un bigote largo. Fonda pensó que tener los ojos oscuros y el vello facial encajaría bien con la maldad de su personaje, y también ayudaría al público a aceptar a este «nuevo» Fonda como el malo, pero Leone le dijo inmediatamente que se quitara las lentillas y el vello facial, diciendo que no quería que Fonda pareciera un villano cliché.

Leone dijo que contrató a Claudia Cardinale en parte porque tenía nacionalidad italiana y, como tal, podían obtener una exención fiscal.
Leone quería que los tres hombres que tienden una emboscada a Harmonica y son posteriormente asesinados fueran interpretados por Clint Eastwood, Lee Van Cleef y Eli Wallach en un asesinato simbólico de la Trilogía del Dólar que Leone quería dejar atrás. Sin embargo, aunque Wallach estaba dispuesto, Van Cleef no estaba disponible y Eastwood no estaba interesado en el papel.

Localización

Tras la finalización de la película, Once Upon a Time in the West se dobló a varios idiomas, entre ellos italiano, francés, alemán, español e inglés. Los diálogos de la película fueron traducidos al inglés por el actor estadounidense expatriado Mickey Knox. Para el doblaje al inglés se utilizaron las voces de muchos de los actores estadounidenses, como Fonda, Bronson, Robards, Wynn, Wolff y Lionel Stander. Sin embargo, el resto del reparto tuvo que ser doblado por otros actores, como Claudia Cardinale, a quien dobló la actriz Joyce Gordon, Gabriele Ferzetti, a quien puso voz el marido de Gordon, Bernard Grant, y Jack Elam.

Música

Artículo principal: Érase una vez en el Oeste (banda sonora)
La música corrió a cargo del compositor Ennio Morricone, colaborador habitual de Leone, que escribió la partitura bajo la dirección de Leone antes de que comenzara el rodaje. Como en El bueno, el feo y el malo, la inquietante música contribuye a la grandeza de la película y, como la música de El bueno, el feo y el malo, está considerada una de las mejores composiciones de Morricone.

La película presenta leitmotivs relacionados con cada uno de los personajes principales (con su propio tema musical), así como con el espíritu del Oeste americano. Especialmente atractivas son las voces sin palabras de la cantante italiana Edda Dell’Orso durante el tema musical de Jill McBain. El deseo de Leone era que la música estuviera disponible y sonara durante el rodaje. Leone encargó a Morricone que compusiera la partitura antes de empezar el rodaje y puso la música de fondo para los actores en el plató.

Excepto durante aproximadamente un minuto del motivo «Judgement», antes de que Harmonica mate a los tres forajidos, no se reproduce música de la banda sonora hasta el final de la segunda escena, cuando Fonda hace su primera entrada. Durante el comienzo de la película, Leone utiliza en cambio una serie de sonidos naturales, por ejemplo, una rueda que gira con el viento, el sonido de un tren, saltamontes, escopetas de caza, alas de palomas, etc., además del sonido diegético de la armónica.

Lanzamiento

Estreno en Europa
La película tuvo un gran éxito en Francia, donde fue la más taquillera de 1969, con 14,8 millones de espectadores, la séptima de todos los tiempos. Provocó una breve moda de los plumíferos, que alcanzó tales proporciones que los grandes almacenes parisinos, como Au Printemps, tuvieron que colocar carteles en las escaleras mecánicas advirtiendo a los clientes que mantuvieran sus «maxis», como se les llamaba, alejados de los bordes de los escalones para evitar atascos.

También fue la película más taquillera en Alemania, con 13 millones de espectadores, la tercera de todos los tiempos.

Estreno en EE.UU.

En EE.UU., Paramount redujo la película a unos 145 minutos para su estreno en salas, pero la recaudación en taquilla fue inferior a la esperada: 2,1 millones de dólares en alquileres en Norteamérica.

Estas escenas se cortaron para el estreno en Estados Unidos:

Toda la escena del puesto comercial de Lionel Stander. Cheyenne (Robards) no fue presentado en la versión americana hasta su llegada al rancho McBain más adelante en la película. Stander siguió en los créditos, aunque no apareció en absoluto en esta versión.

La escena en la que Morton y Frank discuten qué hacer con Jill en Navajo Cliffs.
La escena de la muerte de Morton se redujo considerablemente.

La escena de la muerte de Cheyenne se suprimió por completo.

Por lo demás, una escena es ligeramente más larga en la versión estadounidense que en la internacional:
Tras el duelo inicial (en el que los cuatro pistoleros disparan y caen), el personaje de Charles Bronson se levanta de nuevo, mostrando que sólo había recibido un disparo en el brazo. Esta parte de la escena había sido cortada originalmente por el director Sergio Leone para el estreno mundial en cines. Se añadió de nuevo para el mercado estadounidense, porque los distribuidores americanos temían que los espectadores estadounidenses no entenderían la historia de otro modo, especialmente porque la herida del brazo de Harmonica se muestra originalmente por primera vez en la escena del puesto comercial, que se cortó para la versión estadounidense más corta.

La versión en inglés se restauró a unos 165 minutos para su reestreno en 1984, y para su lanzamiento en vídeo al año siguiente.

Versión del director

En Italia, la versión del director, de 175 minutos de duración, incluye un filtro de tinte amarillo y varias escenas se ampliaron con material adicional. Este montaje del director estuvo disponible en vídeo doméstico hasta principios de la década de 2000, y aún se emite en televisión, pero los estrenos más recientes en vídeo doméstico han utilizado el montaje internacional.

Medios domésticos

Tras años de peticiones del público, Paramount lanzó el 18 de noviembre de 2003 una «Edición especial para coleccionistas» de Érase una vez en el Oeste, con una duración de 165 minutos (158 minutos en algunas regiones)[nb 1], en la versión en color con relación de aspecto 2.35:1, pantalla panorámica anamórfica, subtítulos y Dolby. También se incluyen comentarios de expertos e historiadores del cine, como John Carpenter, John Milius, Alex Cox, el historiador del cine y biógrafo de Leone Sir Christopher Frayling, el Dr. Sheldon Hall, y los actores Claudia Cardinale y Gabriele Ferzetti, y el director Bernardo Bertolucci, coguionista de la película.

El segundo disco contiene características especiales, incluidos tres documentales recientes sobre diversos aspectos de la película:

Una ópera de violencia
El salario del pecado
Algo que ver con la muerte
La película salió a la venta en Blu-ray el 31 de mayo de 2011.

Versión restaurada
Una versión restaurada en 4K fue publicada por la Cineteca Bologna en 2018, con colores y calidad de imagen mejorados.

Recepción

Taquilla
En Italia, la película vendió 8 870 732 entradas. En Estados Unidos, recaudó 5.321.508 dólares,[30] de 3,7 millones de entradas vendidas. En Francia se vendieron 14.873.804 entradas y en Alemania 13.018.414, lo que supone un total de 40.462.950 entradas vendidas en todo el mundo.

La crítica

Once Upon a Time in the West fue reseñada en 1969 en el Chicago Sun-Times por Roger Ebert, que le otorgó dos estrellas y media sobre cuatro. La película le pareció «muy divertida» y «una cuidada destilación» del famoso estilo de Leone, con intrigantes interpretaciones de actores que no se ajustan a su tipo y una riqueza de detalles que proyecta «un sentido de la vida del Oeste«, posible gracias al mayor presupuesto de Paramount para esta película de Leone. Sin embargo, Ebert se quejó de la duración de la película y de su enrevesada trama, que, según él, sólo se aclara a partir de la segunda hora. Aunque consideraba que Cardinale era una buena elección, dijo que le faltaba la «sangre y el trueno» de su interpretación en Cartouche (1962), y culpó a Leone de dirigirla de forma «demasiado pasiva«.

En años posteriores, la película adquirió un mayor prestigio entre la crítica, así como un seguimiento de culto. Directores como Martin Scorsese, George Lucas, Quentin Tarantino y Vince Gilligan han citado la película como una influencia en su trabajo. También ha aparecido en destacadas listas de críticos de todos los tiempos, como la de las 100 mejores películas del siglo XX de Time y la de las 500 mejores películas de todos los tiempos de Empire, donde ocupó el puesto 14 entre las películas del Oeste. El experto en cultura popular Christopher Frayling la considera «una de las mejores películas de la historia«.
El sitio web de crítica Rotten Tomatoes cuenta con un índice de aprobación del 95% basado en 66 críticas, con una puntuación media de 9,20/10. El consenso de la crítica es el siguiente: «La mejor película de la historia«. El consenso de la crítica es el siguiente: «Una obra maestra del spaghetti western de Sergio Leone con una partitura clásica de Morricone«. Metacritic otorga a la película una puntuación media ponderada de 82 sobre 100 basada en los comentarios de 9 críticos, lo que indica una «aclamación universal«.

Referencias cinematográficas

La intención de Leone era tomar las convenciones habituales de los westerns americanos de John Ford, Howard Hawks y otros, y reelaborarlas de forma irónica, invirtiendo esencialmente el significado que pretendían en sus fuentes originales para crear una connotación más oscura. El ejemplo más obvio es la elección del veterano Henry Fonda como el villano Frank, pero a lo largo de la película se producen muchas otras inversiones más sutiles. Según el crítico e historiador cinematográfico Christopher Frayling, la película cita hasta 30 películas clásicas del Oeste americano.

Las principales películas citadas son:

Los comancheros (1961): Los nombres «McBain» y «Sweetwater» pueden proceder de esta película. Contrariamente a la creencia popular, el nombre del pueblo «Sweetwater» no se tomó del drama épico mudo «El viento», de Victor Sjöström. Bernardo Bertolucci ha declarado que miró un mapa del suroeste de Estados Unidos, encontró el nombre del pueblo en Arizona y decidió incorporarlo a la película. Sin embargo, tanto «Sweetwater» como un personaje llamado «McBain» aparecían en Los comancheros, que Leone admiraba.

Johnny Guitar (1954): Jill y Vienna tienen historias de fondo similares (ambas son antiguas prostitutas que se convierten en saloonkeepers), y ambas son propietarias de un terreno donde se construirá una estación de tren debido al acceso al agua. Además, Harmonica, como el personaje del título de Sterling Hayden, es un misterioso forastero pistolero conocido por su apodo musical. Es posible que parte de la trama central de West (los colonos del Oeste contra la compañía ferroviaria) sea reciclada de la película de Nicholas Ray.

El caballo de hierro (1924): West puede contener varias referencias sutiles a esta película, incluyendo un plano de ángulo bajo de un tren chillando que se precipita hacia la pantalla en la escena inicial, y el plano del tren entrando en la estación de Sweetwater al final.

Shane (1953): En la escena de la masacre de West, el joven Timmy McBain sale de caza con su padre, igual que Joey en esta película. El funeral de los McBain está tomado casi literalmente de Shane.

The Searchers (1956): Leone admitió que el susurro de los arbustos, el silenciamiento de los sonidos de los insectos y el revoloteo de los urogallos que sugiere que una amenaza se acerca a la granja cuando la familia McBain es masacrada fueron tomados de The Searchers. El final de la película -en el que los nómadas del Oeste Harmonica y Cheyenne siguen adelante en lugar de unirse a la sociedad moderna- también se hace eco del famoso final de la película de Ford.
Winchester ’73 (1950): Se afirma que las escenas del Oeste en el puesto comercial están basadas en las de Winchester ’73, pero el parecido es escaso.

El hombre que mató a Liberty Valance (1962): Los guardapolvos (abrigos largos) que llevan Cheyenne y su banda (y Frank y sus hombres cuando se hacen pasar por ellos) se parecen a los que llevan Liberty Valance (Lee Marvin) y sus secuaces cuando son presentados en esta película. Además, la escena de la subasta en West pretendía recordar la escena de las elecciones en Liberty Valance.

El último atardecer (1961): El duelo final entre Frank y Harmonica está rodado de forma casi idéntica al duelo entre Kirk Douglas y Rock Hudson en esta película.

Duelo al sol (1946): El personaje de Morton, el barón lisiado del ferrocarril en West, se basó en el personaje interpretado por Lionel Barrymore en esta película.

Artículo cedido por Santos Tellez Betancourt

No dejes de visitar nuestra página y suscribirte para estar al día sobre los actores, actrices y películas que marcaron una época ? https://leyendasdelcine.com

Dejanos tú opinión sobre esta película en los comentarios , más abajo ??? Gracias

Compartir en Redes Sociales:
Roberto Martin
Roberto Martin

Broadcasting the music of the King of Rock, Elvis Presley!!

Artículos: 229

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *