SOMETHING’S GOT TO GIVE (1962)

Compartir en Redes Sociales:

Something’s Got to Give (1962) y La Caída Del Telón

Por Andrés Cumsille

Enlace para ver la película en VOSE ?http://ok.ru/video/3339065232112

Hice esta publicación de Marilyn, ya que creo oportuno explicar y documentar, el comienzo de su última película (no acabada), como el despido por parte de la Fox, y su consecuente muerte.

Dirigido por George Cukor
Producido por Henry T. Weinstein
Guión por Nunnally Johnson Walter Bernstein
Basada en Un guión de Samuel y Bella Spewack
Musica por Johnny Mercer
Cinematografía Franz Planer Leo Tover
Editado por Tori Rodman

Sinopsis

Something’s Got to Give es una película estadounidense inacabada de 1962, dirigida por George Cukor para 20th Century Fox y protagonizada por Marilyn Monroe , Dean Martin y Cyd Charisse . Una nueva versión de My Favourite Wife (1940), una comedia deslumbrante protagonizada por Irene Dunne y Cary Grant , fue el último trabajo de Monroe, pero desde el principio su producción fue interrumpida por sus problemas personales, y después de su muerte el 5 de agosto de 1962, y la película fue abandonada. La mayor parte de su metraje completo permaneció invisible durante muchos años.

20th Century Fox revisó toda la idea de producción al año siguiente con un elenco y un equipo principalmente nuevos y produjo su nueva versión de My Favorite Wife , ahora titulada Move Over, Darling (1963) y protagonizada por Doris Day , James Garner y Polly Bergen .

Trama

Ellen Arden (Monroe), fotógrafa y madre de dos niños pequeños, ha sido declarada legalmente muerta , ya que se perdió en el mar en el Pacífico. Su esposo Nick (Dean Martin) se ha vuelto a casar; él y su nueva esposa, Bianca (Cyd Charisse), están en su luna de miel cuando Ellen, rescatada de una isla donde ha estado varada durante cinco años, regresa a casa. El perro de la familia la recuerda, pero los niños no. Sin embargo, les gusta y la invitan a quedarse. Ellen asume un acento extranjero y finge ser una mujer llamada Ingrid Tic. Nick, nervioso por la revelación de que ahora está casado con dos mujeres, hace un gran esfuerzo para ocultarle la verdad a su nueva esposa mientras intenta anular sus avances amorosos. Al enterarse de que Ellen estaba abandonada en la isla con un hombre, Stephen Burkett ( Tom Tryon ), a quien ella conocía como «Adán» para su «Eva», se pone celoso y sospecha de su fidelidad. Para calmar sus temores, Ellen recluta a un vendedor de zapatos manso ( Wally Cox) para hacerse pasar por su compañero de la isla.

Elenco

Marilyn Monroe como Ellen Wagstaff Arden
Dean Martin como Nicholas Arden
Cyd Charisse como Bianca Russell Arden
Tom Tryon como Stephen Burkett
Wally Cox como vendedor de zapatos
Phil Silvers como vendedor de seguros
Steve Allen como psiquiatra
John McGiver como el juez
Robert Christopher Morley como Timmy Arden
Alexandria Heilweil como Lita Arden

Preproducción

El guión de la película fue escrito por Arnold Schulman , Nunnally Johnson y Walter Bernstein , y fue una actualización de la historia de la película de 1940 por Leo McCarey y Samuel y Bella Spewack , que fue una actualización cómica de » Enoch Arden «, un poema trágico de 1864 de Alfred, Lord Tennyson . Esta sería la sexta versión cinematográfica basada en el poema de Tennyson.

Varias semanas antes de que comenzara la fotografía principal, el elenco y el equipo se reunieron para realizar pruebas de vestuario en un set que era una recreación completamente iluminada de la casa de George Cukor en Beverly Hills . El diseñador de producción Gene Allen había enviado un grupo de hombres a la casa de Cukor en 9166 Cordell Drive para fotografiar las áreas de la casa y la piscina de la finca. Según Allen, Cukor fue fotografiado en el patio del set con la intención de usar la foto como su tarjeta de Navidad de 1962.

Marilyn Monroe había estado ausente de la pantalla durante más de un año. Recientemente se había sometido a una cirugía de vesícula biliar y había perdido más de 25 libras (11 kg), alcanzando el peso más bajo de su vida adulta. En seis horas de prueba, Monroe usó algo de su propia ropa y algunas de las encargadas por Fox para la película. Sus atiendos incluían una larga peluca rubia diseñada para el comienzo de la película, un traje de lana negro de dos piezas (también usado en Let’s Make Love ), un vestido de seda con correa de espagueti en blanco y negro y un vestido verde lima y un traje de baño con una parte inferior diseñada para cubrir su ombligo.

Antes de que comenzara el rodaje, Monroe le había dicho al productor Henry Weinstein que la Casa Blanca le había pedido que actuara para el presidente John F. Kennedy en el Madison Square Garden en honor de su cumpleaños el 29 de mayo de 1962. El productor le concedió permiso para asistir a la gala, creyendo que no habría problemas en el set.

Producción

El primer día de producción, el 23 de abril de 1962, Monroe telefoneó a Weinstein para decirle que tenía una infección sinusal grave y que no estaría en el set esa mañana. Aparentemente había contraído la infección después de un viaje a la ciudad de Nueva York durante el cual había visitado a su entrenador de actuación, Lee Strasberg, de The Actors Studio., para repasar su papel. El estudio envió al personal Dr. Lee Siegel para examinar la estrella en su casa. Su diagnóstico habría pospuesto la película por un mes, pero George Cukor se negó a esperar. En cambio, reorganizó el horario de rodaje para filmar escenas alrededor de su protagonista. A las 7:30 a.m., Cyd Charisse fue telefoneada y convocada al estacionamiento de Fox. Más tarde esa mañana, la primera escena filmada involucró al personaje de Martin y Charisse, en un encuentro con niños que construían una casa en el árbol.

Durante el mes siguiente, la filmación continuó principalmente sin Monroe, que apareció solo ocasionalmente debido a fiebre, dolores de cabeza, sinusitis crónica y bronquitis . La producción cayó 10 días tarde.

Cuando se acercaba el cumpleaños de Kennedy, nadie en la producción pensó que Monroe mantendría su compromiso con la Casa Blanca, aunque había obtenido la autorización el 9 de abril para presentarse en el evento. Los documentos de estudio publicados después de la muerte de Monroe confirman su aparición en el evento de recaudación de fondos políticos que habían sido aprobados por los ejecutivos de Fox.
En este momento, la producción estaba por encima del presupuesto, y el guión aún no estaba completamente finalizado, a pesar de los esfuerzos del escritor Walter Bernstein. El guión fue reescrito todas las noches, con Monroe cada vez más frustrada por tener que memorizar nuevas escenas todos los días. Cuando no estaba frente a la cámara, pasaba gran parte de su tiempo en el plató en su camerino con Paula Strasberg , la esposa de Lee.

Escena de la piscina

A su regreso de Nueva York, Monroe decidió darle un impulso publicitario a la película haciendo algo que ninguna otra actriz importante de Hollywood había hecho antes; en la escena en la que Ellen está nadando en la piscina por la noche, llama juguetonamente a la ventana de la habitación de Nick y lo invita a unirse a ella. Nick le dice que salga de la piscina, luego se da cuenta de que está desnuda. Se hizo una media de cuerpo para ella, pero Monroe se la quitó y nadó solo con un bikini de color carne. El set estaba cerrado para todo el equipo, excepto el necesario, pero Monroe había pedido a los fotógrafos, incluido William Woodfield , que entraran. Después de completar la filmación, Monroe fue fotografiada en la parte inferior del bikini y sin ella.

Si Something’s Got to Give se hubiera completado y lanzado según lo planeado, Monroe habría sido la primera estrella principal que se muestra en topless en una película de Hollywood de la era del sonido. En cambio, ¡esa distinción es para la actriz Jayne Mansfield en Promises! Promesas! (1963)

El último día de Monroe en el set
El viernes 1 de junio de 1962, en el cumpleaños número 36 de Monroe, ella, Martin y Wally Cox filmaron una escena en el set del patio. La suplente de Monroe, Evelyn Moriarty, compró un pastel de siete dólares en el Mercado de Granjeros de Los Ángeles .

Un ilustrador de estudio dibujó una caricatura de un Monroe desnudo sosteniendo una toalla, que decía «Feliz cumpleaños (traje)». Debía ser usado como una tarjeta de cumpleaños y firmado por el elenco y el equipo. El elenco intentó celebrar cuando llegó Monroe, pero Cukor insistió en que esperaran hasta las 6:00 p. M. (El final de la jornada laboral) porque quería «dedicarle todo el día».

Sería el último día de Monroe en el set. Ella salió de la fiesta con Cox, y había tomado prestado el traje gris con ribetes de piel que había usado mientras filmaba ese día porque iba a asistir a una recaudación de fondos de distrofia muscular en el Dodger Stadium esa noche con su ex esposo Joe DiMaggio y su joven coprotagonista Dean Martin. hijo, Dean Paul Martin .

Monroe es despedida

El lunes 4 de junio de 1962, Monroe llamó a Henry Weinstein para informarle que no volvería a estar en el set ese día. Tenía un brote de sinusitis y su temperatura había alcanzado los 100 ° F (37.8 ° C). En una reunión de estudio, Cukor respaldó firmemente su despido, y fue despedida del proyecto el 8 de junio de 1962. La vida presentaba a Marilyn, envuelta en una bata de felpa azul, en su portada del 22 de junio de 1962 con el titular, «The skinny dip» nunca verás «.

La decisión de despedir a Monroe estuvo influenciada por el progreso de la película épica de Fox, Cleopatra , también en producción ese verano y muy por encima de su presupuesto. Los ejecutivos habían planeado un lanzamiento navideño para Something’s Got to Give , como una fuente de ingresos para compensar el creciente costo de Cleopatra .

Monroe rápidamente dio entrevistas y ensayos fotográficos para las revistas Life , Cosmopolitan y Vogue . La entrevista de Life con Richard Meryman , publicada el 3 de agosto de 1962, solo dos días antes de su muerte, incluyó sus reflexiones sobre los aspectos positivos y negativos de la fama. «La fama es inconstante«, dijo. «Ahora vivo en mi trabajo y en algunas relaciones con las pocas personas con las que realmente puedo contar. La fama pasará, y por mucho tiempo, te tuve fama. Si pasa, siempre lo he sabido era voluble. Entonces, al menos es algo que experimenté, pero no es donde vivo «.

Eventos posteriores

Después del despido de Monroe, su papel fue ofrecido a las actrices Kim Novak y Shirley MacLaine , pero ambas declinaron. Pronto se informó que iba a ser reemplazada por Lee Remick , quien se vistió con los trajes de Monroe y fue fotografiada con Cukor.

Dean Martin tuvo la aprobación final de su protagonista y se negó a continuar sin Monroe. Además de ser amiga de Martin, Monroe había seleccionado personalmente al elenco (incluidos Martin y Cox) por el deseo de Fox de hacer la película con James Garner y Don Knotts , las dos estrellas que terminaron en la versión de Doris Day . Fox cedió y la volvió a contratar, incluso aceptó pagarle más que su salario anterior de $ 100,000, con la estipulación de que ella haría esta y una película más a $ 500,000 por película, más un bono si se completa a tiempo. ¡La segunda película estaba programada como What a Way to Go! , que finalmente se filmó con Shirley MacLaine.

Monroe aceptó la oferta con la condición de que Cukor fuera reemplazado por Jean Negulesco , quien la había dirigido en Cómo casarse con un millonario . El rodaje se reanudará en octubre, pero no se realizó más trabajo después de la muerte de Monroe el 5 de agosto.

En abril de 1963, Fox lanzó el documental de 83 minutos Marilyn , que incluía breves clips de las pruebas de pantalla y una película inacabada que mostraba a Monroe. Este fue el único video de la película visto por el público hasta el documental de 1990 de una hora Marilyn: Something’s Got to Give , que utilizó extractos extensos del video.

Más tarde, Fox produjo otra versión del guión de Arnold Schulman, quien abandonó la película cuando vio lo que Fox estaba planeando para Monroe. Los guiones de Nunnally Johnson y Walter Bernstein fueron reescritos por Hal Kanter y Jack Sher, más parecidos a la película original de 1940. Fox le pidió a Kanter que diseñara una película alrededor de todo el metraje existente, y luego la lanzara sin tener que traer de vuelta a Monroe, con una técnica utilizada previamente para Jean Harlow en Saratogaque hizo uso de un doble para ciertas escenas. Esta solicitud llegó a pesar de la insistencia de Fox de que solo existían unos minutos de Monroe en la película, a pesar de que había cajas llenas de escenas filmadas repetidamente sin ninguna diferencia perceptible. Todas estas maniobras se abandonaron después de que Monroe y Fox llegaron a nuevos términos en su contrato ajustado. La versión más nueva utilizó algunos de los sets de la versión abandonada, así como disfraces (con variaciones) y peinados diseñados para Monroe. Retitled Move Over, Darling y protagonizada por Doris Day , James Garner y Polly Bergen , la película fue lanzada por 20th Century Fox en diciembre de 1963.

Reconstrucción

Nueve horas de metraje sin editar y pistas de sonido separadas de la película inacabada permanecieron en las bóvedas de 20th Century Fox hasta 1989, cuando el material fue descubierto por los productores de Fox Entertainment News (FEN) y reunido en el documental de una hora Marilyn: Something’s Got para dar. Por encargo del presidente de Fox, Barry Diller , la película se emitió por primera vez en las estaciones de Fox en 1990, escrita, producida y presentada por Henry Schipper. Las secuencias de películas editadas por el equipo de posproducción de FEN fueron reutilizadas posteriormente por Prometheus Entertainment para el documental Marilyn Monroe: The Final Days , que se emitió en AMC el 1 de junio de 2001, el 75 aniversario del nacimiento de Monroe.

Los últimos días de Marilyn

No hay brújula tan certera como el azar para encontrar lo inesperado. Quien se deja llevar por el azar y pasa por alto las relaciones de causa a efecto, descubre siempre -o casi- una realidad desconocida, que estaba a la vista desde hacía mucho sin que nadie lo advirtiera.

Su historia resume los afanes de libertad y la pasión de cambiar el mundo de los años sesenta.

Su ‘Happy birthday’ para Kennedy fue otra ceremonia de destrucción
Marilyn Monroe, un icono sexual con perfil literario.

El documental es una pequeña joya que recuperaba las imágenes nunca vistas de su película inconclusa, Something’s Got to Give, las devastaciones que dejaban sobre su cuerpo los excesos del alcohol y de las píldoras para dormir, los provocativos desnudos con que trastornó las rutinas de los técnicos y uno de los momentos cumbres del final de su vida, cuando, a fines de mayo de 1962, abandonó la filmación y tomó un avión a Washington para cantarle feliz cumpleaños al presidente John F. Kennedy con una intensidad erótica que todavía empaña las imágenes.

Ver aquel documental hizo caer sobre mí el peso de una entrañable melancolía. Cada uno de aquellos años -los años en que empezaron los fuegos artificiales de los sesenta- regresó intacto a mi memoria con la misma fuerza que tuvieron en el pasado.

Despues lei la biografía que le dedicó Donald Spotto, en la cual los últimos días de la diosa -así la llama- están enturbiados por la desesperación y los mismos personajes siniestros de Rebeca, la película de Hitchcock. Y estaba también en un libro de Bert Stern, The Last Sitting (La última sesión).

En junio de 1962, Marilyn aceptó posar (desnuda y no) para el fotógrafo Bert Stern, a quien había contratado la revista Vogue. Tres o cuatro de esas tomas aparecieron en las ediciones del mes siguiente. Las otras fueron archivadas en un desván. Stern las ocultó la mañana misma en que Marilyn murió, el 5 de agosto de aquel año, y las resucitó poco después en su libro, que conserva las imperfecciones y las marcas rojas de todo borrador. Algunas de esas fotos pueden verse ahora en Internet, donde la frialdad digital les deja poco de la magia de sus orígenes o lo que Stern llamaba «la imposibilidad de captar una luz que no cesa de moverse».

En la biografía de Spotto, Marilyn aparece sometida a la voluntad del psicoanalista Ralph Greenson y a las astucias de la enfermera Eunice Murray, que también manejaba a la actriz a su antojo. Eunice tenía 58 años. Aunque se mostraba indefensa y angelical, era en verdad un demonio posesivo e insolente. Aisló a Marilyn de sus viejas amistades y la mantuvo a raya con inyecciones de Nembutal, vitaminas y anfetaminas, todas ordenadas por Greenson y por Hyman Engelbert, un médico de Los Ángeles que actuó como deus ex machina de la tragedia. «A ustedes les hará bien estar juntos», les decía Engelbert. «Todos están enfermos de narcisismo».

Según Spotto, Marilyn no se suicidó: la mató accidentalmente Eunice con una sobredosis de barbitúricos aplicada en forma de enema el 4 de agosto de 1962, entre las seis y las siete de la tarde. Varios testigos la vieron irradiar alegría esa misma mañana. Proyectaba casarse de nuevo con Joe DiMaggio.
Dejó inconclusa una carta de amor que resumía sus ambiciones de niña inmadura: «Querido Joe: si sólo pudiera hacerte feliz, lograría la más grande y más difícil de las cosas: hacer a otra persona completamente feliz. Tu felicidad sería mi felicidad«.

A partir de allí el silencio, el vacío, la mano tendida desesperadamente hacia la nada. En el dormitorio donde Marilyn se suicidó no quedaron sombras de asesinos solitarios ni de amantes furtivos. En vísperas del final, se vislumbra que ella no tenía fuerzas ni para llamar a Dios por teléfono y que jamás había salido de la infancia. Pese a lo cual envejecía.

Tal era el drama. La Marilyn que desenmascaran las fotos de Stern es la de la perfección violada: la imagen de la carne incorruptible e imperecedera que sin embargo siente su propio desvanecimiento.
Las poses del libro exhiben voluntad de vida: Marilyn con una gasa entre los dedos, fingiendo pudor por su desnudez, cubierta de estrás o de diamantes, mordiendo las cuentas de un collar o diciendo adiós con el cuerpo a un abrigo de pieles. Todo lo demás es violencia contra sí misma, conversación con un ser que está dentro de ella pero que la mantiene lejos.

Oírla cantar Happy Birthday, Mister President en la fiesta de gala que los demócratas ofrecieron a Kennedy para celebrar su 45 cumpleaños, el penúltimo, es otra ceremonia de destrucción. Marilyn quizá supiera que se estaba despidiendo del hombre que había sido su amante de una sola noche y que le había dejado, como único recuerdo, un fugaz elogio a los músculos de sus pantorrillas.

En las imágenes de Stern, Marilyn vuelve a ser la maravillosa criatura muerta que se esfuerza por aferrar la vida. El implacable fotógrafo no le disimula los aguijones de las arrugas en torno de los ojos, la oscura línea de una cicatriz sobre el vientre, las zarpas de la edad clavadas en los codos, los días que no se quieren vivir y que sin embargo llegan en las penumbras de la mirada.

En la mitad de las fotos, Marilyn está desnuda, como no lo había estado desde los 18 años, cuando posó para el almanaque que iba a iniciarla en la fama. Desnuda pero sin el menor encanto. Ella se revuelve el pelo, se cubre la cara, se dobla como una púber sobre los pechos pequeños (también de púber: el único bastión de la adolescencia que no había caído), y nadie podría hacer otra cosa que compadecerla, pasarle la mano por la espalda y preguntarle de dónde sacaba tanta tristeza.
Spotto cuenta que, hacia el final de las sesiones con Stern, Marilyn dejó caer el echarpe de seda con el que se cubría y le preguntó: «Bert, ¿no te parezco joven para mis 36 años?».

No parecía joven, pensó el fotógrafo. Parecía anciana y recién nacida, inocente y perversa, vacilante como la primera mujer en el primer día del universo. Se le acababa el ser y no lo sabía. Todas las desventuras del pasado se le asomaban de repente a la cara, como a un balcón en el vacío. Si algo sobrevive todavía de los sesenta, hay que buscarlo sin duda en los pliegues de esa cara menguante.

Fue de eso de lo que murió, de no poder soportar a la que ya no era y que, no obstante, persistía en su ser: a la imperfecta, a la que se venía, a la que ningún Bert Stern querría volver a fotografiar.

Los románticos solían decir que cada quien carga la propia conciencia como una cruz. Hay quienes -Marilyn era una- sobrellevan a duras penas el propio cuerpo, hasta que se vuelve ajeno y pesa demasiado, demasiado.

Artículo escrito y cedido por Andrés Cumsille

 

No dejes de visitar nuestra página y suscribirte para estar al día sobre los actores, actrices y películas que marcaron una época ? https://leyendasdelcine.com

Déjanos tú opinión sobre esta película o artista en los comentarios , más abajo ?? Gracias.

 

Compartir en Redes Sociales:
Roberto Martin
Roberto Martin

Broadcasting the music of the King of Rock, Elvis Presley!!

Artículos: 229

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *